De los Géneros o Estilos Musicales.

La palabra género viene de la palabra francesa para “tipo”, “clase” o “especie”. El término es usado en retórica, teoría literaria, y música. Esencialmente, un género es una concepción ultimadamente abstracta, más que algo que existe empíricamente en el mundo, y el género de un teórico puede ser el sub-género o super-género de otros(s). Lo que alguien clasifique como una técnica, estilo, modo, fórmula o agrupación temática puede ser tratado como un género por otros.
Para un músico que simplemente quiere tocar, todo este asunto puede parecer irrelevante, y este puede ser un enfoque saludable, ya que es mejor simplemente crear que atenerse a etiquetas o definiciones; además ya hay bastantes teóricos y críticos que estarán más que dispuestos a arrojar una etiqueta y a menudo algún simplista argumento seudo-artístico o académico para defender su muy particular punto de vista.


(Haz Click en "Read More" para continuar...)

  La música no es simplemente una forma artística que puede disfrutarse “por amor al arte”, especialmente en sociedades no occidentales. En realidad la música constituye parte integral de las culturas y acompaña casi cualquier actividad humana posible desde la cuna hasta la tumba. Los géneros musicales (o estilos) incluyen: canciones de cuna, de juegos infantiles, bailes, música curativa, cantos de batalla, rituales y ceremoniales, etc.
En nuestra era digital de comunicación de masas tenemos acceso a una enorme diversidad musical, pero desgraciadamente los individuos sólo tienen tiempo de escuchar una pequeña fracción de toda la música que existe, y las elecciones que hacen en términos de género y/o estilo definen lo que se conoce como “gusto personal”, que como es sabido, “algunas personas lo tienen y algunas otras no”, pero las posibles disertaciones acerca del llamado “gusto musical” forman en sí ya un tema muy diferente, ahora sólo sería justo afirmar que la definición de géneros aunque problemática, y aún si los teóricos abandonaran este concepto, la gente continuaría categorizando. Afrontémoslo: el público ama las etiquetas y es por eso que se continúa difundiendo la música a partir de la clasificación de estilos o géneros; esto de alguna manera “conforta” o da seguridad al escucha, que sin dichas clasificaciones podría llegar a malinterpretar la posición del artista.


Desde el punto de vista formal, los géneros musicales se entienden como “Formas” y se agrupan atendiendo a diversos principios, que pueden responder a un orden espiritual o bien a un orden de tipo técnico, y partiendo de ésta última clasificación tenemos:

 Música Vocal y Música Instrumental, divididos a su vez en diferentes apartados, que sin entrar en definiciones vamos a citar rápidamente:

Formas Vocales.- Se dividen en Homófonas: Litúrgicas, Folklóricas y
Polifónicas o Contrapuntísticas: Rondo, Canción, Madrigal, Motete, Villancico y Coral, son las más conocidas. La Música Vocal se divide en Música Vocal Profana y Música Vocal Religiosa.


Formas Instrumentales: Fuga, Sonata, Sinfonía, Concierto, Preludio, Nocturno, Invención, Estudio, Fantasía y Variación, son las principales.

Existen también las Formas Mixtas, que se dividen en:
Música Escénica: Opera, Ballet; y
Música Sinfónico-dramática: Cantata, Oratorio, Pasión y Poema Sinfónico.


Las Formas de la Música Contemporánea, para acercarnos más a nuestro objetivo de entender los diversos estilos musicales de hoy, desde un punto de vista formal son:

Música Atonal, Dodecafónica, Serialismo, Politonalidad, Pantonalidad, Música Aleatoria, Música Concreta y Música Electrónica, a grandes rasgos.

Con esto concluimos nuestra clasificación de géneros musicales desde el punto de vista formal, como antecedente a las más nuevas clasificaciones de la música popular y comercial que incluiremos ya en nuestra próxima entrega.

EBM Logo
 


Comments




Leave a Reply